Lugares curiosos del mundo - a càmera lenta blog de viajes
viaje,viajar,mochila,bajo presupuesto,curiosidad,curiosidades,asia,oceania,america,consejos viaje,mongolia,tailandia,laos,china
14904
home,paged,page-template,page-template-blog-large-image,page-template-blog-large-image-php,page,page-id-14904,paged-7,page-paged-7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

UN CIRCO PARA LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL DE CAMBOYA

El “Chills” es un espectáculo de circo único, divertido, fresco y con un trasfondo de cooperación, amistad, energía y ganas de aprender…

CONSEJOS ÚTILES PARA VIAJAR A CHINA

China, el gran gigante asiático, es un lugar tan increible como difícil. Aquí os dejamos algunos consejos que os pueden ser útiles antes y durante el viaje…

Koh Lipe, un paraiso en peligro de extinción

Koh Lipe es la única isla habitada del parque nacional de Tarutao, casi tocando a Malasia, un paraiso. En ella viven los llamados «gitanos de mar»…

Cuando uno sueña en un largo viaje en tren, suele imaginar que va a bordo del famoso Transiberiano. Aunque este no es el único trayecto romántico e idílico ("viajeramente" hablando) que hay en la época actual. Hoy os queremos hablar de otro igual o mejor que el ruso, el Transmongoliano, que une la ciudad rusa de Ulan Ude con Pekín, recorriendo Mongolia de norte a sur.

capcelera A medida que te acercas al oeste de Mongolia notas como va cambiando el paisaje, como las estepas del desierto empiezan a disminuir y las montañas son más altas, al principio peladas y, poco a poco, se van cubriendo de nieve, a pesar de que todavía es verano. A la vez, la escasa agua que habíamos encontrado por el camino, ahora se vuelve más común en forma de riachuelos y lagos de un color azul intenso.

capceleraDeben ser las siete de la mañana, la madre se levanta la primera, se viste, abre la puerta de la yurta y, si no hacía suficiente frío dentro, entra el aire congelado del exterior. El resto de la familia se despierta lentamente. Todo es como un antiguo ritual. Se lavan la cara con agua fresca de un bidón, encienden el fuego con excrementos de animales (son muy pocos los privilegiados que tienen leña) y preparan un té de leche, el süütei tsai, con un sabor muy particular. Está elaborado con agua, leche, sal y cuatro hojas de té.