El Tren Macho, viajando a 4.700 metros por el centro del Altiplano del Perú - A càmera lenta
Meta keywords a camera lenta,camera,camara,lenta,blog,viatges,viajes,motxila,mochila,dedo,viatger,viajero,asia,america,oceania,africa,europa,catalunya,barcelona,vic,osona,fotos,videos,textos,blogger,curiositat,curiosidades,cultura,cultures,culturas,trajectes,trayectos,rutes,rutas,autoestop,fer dit,couchsurfing,relocation,web de viatges,web de viajes,volta al mon,vuelta al mundo,aventura,angel amargant,marta vilanova,audiovisuals,audiovisuales,documental,pais,paisos,paises,pobles,pueblos,turisme,turismo,transport,transporte
16671
post-template-default,single,single-post,postid-16671,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

El Tren Macho, viajando a 4.700 metros por el centro del Altiplano del Perú

Nos encanta viajar en tren! Esta vez lo hacemos en uno de muy especial, el legendario Tren Macho del Perú, uno de los trenes más altos del mundo, exactamente circula a 4.700 metros de altitud!

Lo inauguraron en 1926 y cubre en 6 horas una distancia de 128 Km entre Huancavelica y Huancayo, dos ciudades de la sierra central del Perú. Y por qué Macho? Por un dicho popular sobre el tren que dice: “parte cuando quiere y llega cuando puede”. Esta fama le viene porque no disponía de la atención necesaria, aspecto que seguramente no ha mejorado mucho…

A las 6:00h en punto de la mañana nos plantamos en la estación de tren de Huancavelica, una de las ciudades más pobres del Perú. Somos de los primeros en llegar porque algunas personas nos recomendaban ir temprano para no quedarnos sin tiquets. Nos ofrecen la clase normal (9 soles) y la clase bufet que incluye comida (13 soles). Como os podéis imaginar, cogemos la clase más humilde, para viajar con y como el pueblo 😉

En la estación puedes aprovechar para comprar dulces y comida peruana en los carritos que hay en el exterior. El hombre que controla la estación es muy organizado, nos hace sentar a atodos en los bancos que hay por todo el perímetro de la estación hasta nuevo aviso. Rápidamente se empieza a llenar de gente muy cargada de bolsas y con los tradicionales, coloridos y multiusos aguayos en la espalda, algunos cargando comida y cosas varias, y otras cargando a sus bebés. El responsable nos dice que nos levantemos y entremos en los vagones. A sus órdenes!

El tren es muy fotogénico, con una locomotora a vapor, muy romántico. A pesar de que nuestra experiencia previa viajando en trenes parecidos nos hacía imaginar que los asientos serían de hierro y nos dejaríamos la espalada, sorpresa!, asientos acolchados, pero sin ningún tipo de comodidad. Un apunte: mis piernas tocaban el asiento de delante, justo como en los aviones de Ryanair! Empieza el trayecto.

Recuerda que si no hace mucho que has llegado al Perú te tienes que aclimatar. Piensa que el Tren Macho llega a circular a 4.700 metros de altitud y te puede venir el famoso y desagradable mal de altura. Pero tranquilidad, la mayoría de pasajeros te pueden ofrecer hoja de coca o cualquier hierba medicinal.

Los usuarios del Tren Macho se ven muy humildes, algunos vestidos muy modernos y otros, la gente más mayor, de forma tradicional. Cuando estás sentado ves muchos sombreros de los que acostumbran a llevar las mujeres indígenas sobresaliendo de los asientos. Comen mucho, continuamente sacan tentempiés y bebidas. Curiosamente, los trabajadores del tren van paseando con platos cocinados y servidos de asiento en asiento por si quieres comprar uno. Quién se negará a un buen plato caliente después de horas de trayecto y a 4.700 metros de altitud? De todas formas, durante las paradas que el tren hace en M. Tellería, Izcuchaca, M. Cáceres, Acoria y Yauli, podrás comprar todo tipo de dulces y comida caliente a los vendedores ambulantes que te vendrán a la ventana a ofrecerte choclo con queso, bizcochuelos, papas con queso, bebidas, etc.

El recorrido es realmente espectacular, valles verdes, zonas secas, pastores descansando en la hierba vigilando las ovejas, el rio Mantaro, pueblecitos con coloridas iglesias, congostos profundos (algunos tramos son un poco vertiginosos) y algunas casitas dispersas. Realmente sería fácil quedarse dormido viendo el paisaje pasar con la característica banda sonora de las ruedas metálicas del tren, a no ser por el constante balanceo de los vagones que te despierta. Y si puedes, siéntate cerca de alguno de los maquinistas y seguro que te explicara con mucho orgullo la historia de este mítico tren del Perú.

Datos de interés

Durada del trayecto: 6 horas
Altitud máxima: 4.700 msnm
Puentes: 15
Túneles: 38
Paradas:  M. Tellería, Izcuchaca, M. Cáceres, Acoria, Yauli

Horarios:

  • De Huancayo a Huancavelica: lunes, miércoles y viernes a las 6:30h
  • De Huancavelica a Huancayo: martes, jueves y sábado a las 6:30h
  • Importante: El tren no sale cada día, un día es de ida y el otro de vuelta.

Web de Huancavelica: http://www.huancavelica.com/departamento/tren-macho/

No Comments

Post A Comment